BUENAS
SUEGRAS
HABERLAS
HAYLAS

SABE MÁS LA SUEGRA POR BUENA QUE POR SUEGRA...

Te has prometido. Has arreglado el jardín. Te han subido el sueldo. Has decidido tener un hijo. Te ha tocado la lote.

Quizás creas que estos son algunos de los pocos motivos para ser bien recibido en casa de tus suegros. ¡Nada más lejos de la realidad!

En BUENASUEGRA sabemos que, detrás de un gran yerno, siempre hay una BUENASUEGRA.

Un verdadero ángel de la guarda que comparte sus recetas para la vida y para el plato sin recibir el crédito que merece.

Por eso hemos decidido recrear ese maravilloso hogar donde puedes sentarte a la mesa y sentirte mimado, atendido y, sobretodo... ¡Alimentado!

Deja las excusas y los miedos en el recibidor y siéntete como en casa, porque… ¡BUENASUEGRA, haberlas haylas!

La suegra